Peregrinación a Ávila del MCC de Alcalá de Henares

mcc zaragoza

El sábado día 4 de julio nos fuimos de peregrinación a Ávila recorriendo las huellas de Santa Teresa en este año teresiano del V centenario de su nacimiento.

Ahora que terminamos el curso y empezamos el tiempo de vacaciones, es una oportunidad llenarnos del espíritu teresiano para mantener en nosotros caldeado el fuego del Espíritu Santo.

Estando en Ávila te impresionan sus murallas, que te trasladan a épocas pasadas, parece que el tiempo se detiene y nos invita a hacer una parada en nuestra ajetreada vida para volcarnos en la historia y en cómo sería la ciudad en tiempos de Santa Teresa.

Al visitar los lugares y conventos en los que pasó parte de su vida y fundó, y escuchar su biografía y hechos que le acontecieron (su celda, el locutorio, los pasillos del convento, el lugar de la transverberación, …), empezamos a verla más cercana, más nuestra, todo ello nos reafirma en la verdad que guiaba a Teresa y que no tiene por qué ser visible a los ojos, pero sí a los ojos del alma.

Según nos explicaban acerca de Teresa, descubrimos una mujer práctica, alegre (éste era un síntoma de su fe: la alegría), decidida, y sobre todo enamorada profundamente de Cristo. La oración era la base fundamental de su fe y su alimento.

Teresa leía mucho, pero sobre todo se instruía de su unión con Dios.

Igual que la santa, nuestro movimiento es práctico llevando el kerygma a pie de calle; como ella, los tres pilares sobre los que fundamentamos nuestra vida cristiana son formación, oración y acción; y si algo caracteriza a los cursillistas, igual que a Teresa, es la alegría, porque como bien decía: “un cristiano triste es un triste cristiano”

Teresa era mística, pero con los pies en el suelo, no descuidaba y se preocupaba por lo que acontecía a su alrededor en su tarea de fundar.

Podría encajar perfectamente en nuestra época, no se le ponía nada por delante, porque sabía que con Dios todo se puede.

Como ella decimos: “Con Cristo,  mayoría aplastante”.

Pedimos la intercesión de Santa Teresa para que igual que ella pongamos en Dios toda nuestra confianza y que nuestro deseo y alegría sea cumplir su voluntad. Dios, poco a poco, va trazando en nosotros el camino de santidad.

Siempre ¡De Colores!

Emma Muñoz

Written by 

Deja un comentario