CURSILLO DE CRISTIANDAD 491. MCC – ASTURIAS (ESPAÑA)

VIVIENDO LA MISERICORDIA

Del 3 al 6 de marzo de este año, la Casa de Espiritualidad de Latores acogió al Cursillo de Cristiandad, nº 491, de la Archidiócesis de Oviedo. Participamos 21 personas, incluidos dos sacerdotes, Hilario y Montoto. Desde la sala donde estábamos reunidos se divisaba el Aramo, cubierto de nieve, y un paisaje maravilloso, recreado por rayos intermitentes de sol y una lluvia persistente. Ha sido una manera excelente de celebrar el Año de la Misericordia que el papa Francisco regaló a la Iglesia y al mundo. Las ocho hermanas Esclavas del Sagrado Corazón nos atendieron como Marta, María y Lázaro acogían en su casa de Betania a Jesús de Nazaret, ofreciéndole lo mejor de su cariño y servicio.

Más de doce mil asturianos hemos vivido ya la experiencia del Cursillo. Uno de los que participaron como responsable, Vicente, nos contaba que llevaba 53 años en el Movimiento con el mismo entusiasmo del primer día. Algunos católicos, poco amigos de Cursillos de Cristiandad, siguen con los viejos clichés del pasado, diciendo: ”El Cursillo es como unos fuegos artificiales, mucho entusiasmo en los tres días y después no queda nada. Es imposible cambiar el corazón y la mentalidad de una persona en tan poco tiempo”. Yo no tengo esa valoración. Más bien todo lo contrario. No soy yo, sino el Señor y su Espíritu quienes convierten los corazones. La gracia de Dios tiene capacidad para cambiar, sanar, entusiasmar y llenar de la alegría de la fe a quienes se abren a la acción de Dios. La Samaritana se convirtió a Jesús y fue la primera misionera de su pueblo con unas horas de conversación con el maestro al escucharle decir que había tenido cinco maridos. El Cursillo es el anuncio kerigmático de que Jesús vive y tenemos posibilidad de encontrarnos con Él. La Palabra, los sacramentos, y el testimonio de sus amigos, transformados por su gracia, consiguen este milagro.

Hace casi un año, el pasado 30 de abril de 2015, tuvo lugar en Roma una Ultreya europea, al cumplirse los cincuenta años del Movimiento de Cursillos en Italia. En la audiencia que tuvimos con el papa Francisco nos dijo, entre otras cosas: “Os agradezco todo lo que hacéis en la Iglesia, que es tan hermoso. Ayudar a encontrar a Jesús, ayudar a que se comprenda que vivir en gracia de Dios es hermoso. ¡Es hermoso! Os agradezco mucho y os pido, por favor, que recéis por mí, porque también el Papa debe ser fiel al Espíritu Santo”.

La Iglesia, entre sus obras fundamentales, a la hora de evangelizar debe potenciar la pastoral de conversión. Hay demasiados bautizados aún no convertidos, que necesitan tener un encuentro con Cristo que les cambie la vida. Este servicio lo realiza muy bien el Movimiento suscitado por el Espíritu Santo, en Mallorca, preparando una peregrinación de jóvenes de Acción Católica a Santiago de Compostela. Eduardo Bonnín, Sebastián Gayá, Juan Capó y Mons. Juan Hervás han sido quienes lo han puesto en marcha hace más de sesenta años.

José Antonio

Written by 

Deja un comentario