60º Aniversario Ultreya de Alcalá de Henares

alcala1

El día 7 de junio hemos celebrado en la parroquia Santiago Apóstol de Alcalá, los 60 años de andadura de la ultreya de Alcalá de Henares. Ha sido estupendo contar con la presencia de todas las demás ultreyas de la diócesis de Alcalá (las ultreyas de Coslada, Mejorada, San Fernando, y la más reciente que se ha iniciado hace menos de un año que es la de Arganda), así como una representación de la de López de Hoyos de Madrid, siendo para nosotros un motivo de agradecimiento.

Cuánto tenemos que agradecer a tantas personas, laicos y sacerdotes, que con su oración, entrega y perseverancia han sido piedras vivas de esta comunidad de Alcalá a lo largo de todos estos años. Ellos, fermentando los ambientes, se pusieron al servicio de Dios para que otras muchas personas fueran descubriendo esta realidad y se sumaran formando parte de nuestra ultreya, y así llegar hasta cumplir este sesenta aniversario. Recordemos este año: 1956, en el que se inició la ultreya de Alcalá, para seguir celebrando año tras año que también nosotros somos piedras vivas continuadoras de aquellos que nos han precedido y sostenido dando gracias a Dios por este regalo.

Se ha iniciado esta celebración con la Eucaristía, siendo oficiada por Jose García, director espiritual de la ultreya de Alcalá, y nuestro consiliario Javier Ortega.

El lema: “Misericordiosos como el Padre”, ha sido el mensaje que ha centrado esta celebración. Tanto el rollo como los demás testimonios a cargo de un representante de cada ultreya expresaban la necesidad de la misericordia divina, y desde la consciencia de ser amados con una misericordia infinita que nos mueve a la conversión, podremos dar gracias a Dios para que con su amor podamos ser reflejo de su misericordia a los demás.

Nuestro consiliario ha finalizado el turno de testimonios acercándonos al don de la misericordia que es el que nos lleva a transparentar lo que hemos recibido. “Somos mendigos de la misericordia de Dios”.

El Señor ha querido regalarnos la presencia de D. Alberto Ortega Martín, arzobispo y nuncio apostólico en Irak y Jordania, que nos ha dado la enhorabuena por estos 60 años y ha compartido con nosotros el testimonio de tantos cristianos perseguidos en esos territorios a los que se les da las opciones de convertirse al Islam, pagar un impuesto para ser tolerados, o irse dejando sus casas; y todos se han ido, nadie se ha convertido al Islam. Ellos son capaces de perdonar incluso hasta a los que les han echado de sus casas por no renegar de su fe, porque cuando se vive pegado al Señor y se experimenta su misericordia, el corazón se vuelve poco a poco como el corazón del Padre.

Nos pedía oración por ellos y que su ejemplo nos lleve a decirle que sí al Señor en nuestras circunstancias.

Hemos cerrado la celebración con un ágape donde hemos tenido ocasión para la convivencia y la amistad fraterna entre todos.

Que la caridad y misericordia de Dios nos lleve a recorrer el camino para ver con los ojos del Padre.

Un abrazo,

¡De Colores!

Emma Muñoz

alcala2

Deja un comentario