Cursillo de Cursillos Grupo Interdiocesano Norte

cursillo-de-cursillos-gi-norte

Los días 21,22 y 23 del mes de octubre, se ha celebrado en San Asensio (La Rioja) un Cursillo de Cursillos. Los responsables de Escuela pertenecíamos al grupo interdiocesano norte que corresponde a las diócesis de Bilbao, Burgos, Calahorra y La Calzada-Logroño, Pamplona-Tudela, San Sebastián y Santander. El equipo del Secretariado Nacional: María Dolores Negrillo, Vicente Domínguez, Juana María Herraiz, Francisco Rubio y Pilar Rodriguez.

La estancia fue en el Monasterio de La Estrella. En primer lugar, la acogida cariñosísima por los miembros que se conocían y por los notavos que también los había.

¿Motivos que nos animado a asistir?

De un listado propuesto por el equipo, fuimos escogiendo: Aprendizaje, oportunidad, entusiasmo, fidelidad, ilusión, renovación, movimiento, etc.

¿Qué ha significado?

Primero mi idea era errónea, pensaba que me iban a enseñar, como desarrollar cada una de las charlas del cursillo. Equivocación total.

En resumen, no voy a desgranar  las meditaciones y las charlas, que fueron intensas e interesantes, lo que si os diré, es que:

Me han enseñado con toda su fuerza, su entusiasmo, su alegría, su entrega, lo qué significa y qué es ser responsable de Escuela. Lo primero servidor de los demás; a través del Amor, estar enamorados del Señor, para poder ser testigos, por la oración, la santidad, (que es lo que todos deseamos) formación y comunión (unión entre todos los miembros). Sentirse con humildad dirigente, para dar fruto, reflexionar con Dios en el centro. Él conocerá mi empeño, si lo he intentado.

El Cursillo de Cursillos, me ha servido para clarificar conceptos, apoyándome en las Ideas Fundamentales; impulsando los deseos de evangelización; estando convencida que teniendo al Espíritu Santo, viviendo lo fundamental cristiano como parte esencial en la finalidad, con la estrategia y el método de nuestro Movimiento, como pilares perfectos para conseguirlo, siendo y sintiéndome Iglesia;  la misión se presenta más factible.

Esto no significa que los resultados sean inmediatos, no tengo que perder la esperanza, no desanimarme, esto me han enseñado que no es bueno; quejarse no sirve, siempre ADELANTE, con alegría, dando testimonio en mi manera de vivir, intentando convencer a mis amigos que el Señor nos ama y nos hace felices.

El Señor me ha elegido, Él sabrá porqué, le dejo su parte de responsabilidad, pero le pido fuerzas para seguir. Tengo que estar convencida que el Señor me quiere y por ello soy una privilegiada.

Gracias por haber podido asistir a este encuentro doctrinal, afectuoso e impulsor a la Evangelización.

Carmen

Coordinadora Grupo Interdiocesano Norte

Deja un comentario