El MCC de Almería en la Clausura del Año de la Misericordia

el-obispo-de-almeria-con-los-representantes-de-los-grupos-y-hh-y-cc

El pasado domingo, día 13 de Noviembre, con motivo de la clausura del Año Santo de la Misericordia, el Movimiento Cursillos de Cristiandad de nuestra diócesis se hizo presente en la S.A.I. Catedral de la Encarnación, el Presidente Diocesano del MCC, Juan Manuel Góngora, y quien suscribe Manuela Matarín, Vocal del Secretariado para los Medios de C.S., junto con las Hermandades y Cofradías, y un gran número de fieles congregados para la Misa de clausura de este año jubilar. Antes de la Misa estacional presidida por nuestro Obispo y Pastor Don Adolfo González Montes, había sido cerrada la Puerta de los Perdones, que ha sido Puerta Santa todo este año, y que se abrió para las Iglesias diocesanas de todo el mundo el 13 de diciembre de 2015, tras la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro del Vaticano oficiada por el Papa Francisco en Roma, después de haberlo hecho en su viaje a la República Centroafricana en la Catedral de Bangui el 29 de Noviembre. Si bien, la Puerta Santa de la Basílica Vaticana será clausurada el próximo domingo día 20, solemnidad de Cristo Rey del Universo.

Ha sido un año entre otros motivos, para la puesta en valor de las obras de misericordia espirituales y corporales. Y que el Papa Francisco el día el 30 de Abril del pasado año 2015, con motivo de nuestra III Ultreya Europea del MCC en Roma, ya nos dio muy sutilmente algunas pistas en este sentido. Son “obras de caridad que revelan y dejar traslucir el amor de Dios por nosotros”, dijo el Obispo en su homilía, quien aseguró que se trata de una verdadera “actualización del significado de las obras de misericordia que era necesaria y que nos ayudará a concretar mejor en la cultura y sensibilidad de nuestra sociedad las acciones de la caridad, que siempre inspira en el cristiano la búsqueda, promoción y aplicación de la justicia”. La caridad, añadía el Obispo almeriense, es la “fuente de inspiración de las obras de la justicia, constante de la fe cristiana y signo del amor de Dios por el mundo”.

Finalizada la Eucaristía, presidida por el Obispo y con el que habían concelebrado algunos sacerdotes del presbiterio diocesano y, entre ellos, algunos miembros del Cabildo, recibió en la sacristía mayor de la Catedral y saludo a los representantes de los grupos que habían acudido a la Catedral.

presbiterio-catedral

Deja un comentario