Testimonio de Mons. Alberto Ortega Martín, Arzobispo y Nuncio apostólico de Irak y Jordania

nuncio irak_1

El viernes 16 de junio de 2017, tuvimos el privilegio de escuchar a Monseñor D. Alberto Ortega Martín, Arzobispo y Nuncio apostólico en Irak y Jordania.

Fue en la catedral de Alcalá de Henares, donde tras la Eucaristía, celebrada por D. Alberto y concelebrada por nuestro consiliario D. Javier Ortega Martín, nos dio su testimonio sobre la labor que realiza en las nunciaturas en ambos países y la situación de las comunidades cristianas en Oriente Medio.

D. Alberto Ortega, hermano de nuestro consiliario en el movimiento de Cursillos en la diócesis de Alcalá, nos hizo pensar acerca de cómo vivimos nuestra fe a la luz del testimonio de nuestros hermanos cristianos perseguidos por el hecho de creer en Cristo.

Los cristianos son artífices de paz, de convivencia, de unidad, y es una pena que se vean obligados a abandonar Oriente Medio, porque lo bonito de esa tierra es la posibilidad de convivir juntos, con comunidades de otras religiones.”

Hay una gran variedad de Iglesias, cristianos de distintos ritos (católicos, ortodoxos, coptos, caldeos…..).

La persecución ha unido a los cristianos de allí, ya que el martirio no hace distinciones (católicos, ortodoxos, ….en definitiva: cristianos).

Es impresionante escuchar cómo la prueba está sostenida por la Gracia, hasta tal punto, que pierden todo, con tal de no renunciar a su fe. En esas circunstancias la fe se hace sólida, y sobre todo en comunión con los demás.

Ante las opciones que les dan: Pagar un impuesto para ser tolerados, convertirse al Islam o irse, la mayoría se va.

Su testimonio nos ayuda a descubrir el valor de la fe, y nos sacude de nuestras comodidades surgiendo el deseo de ayudarles.

¿Cómo ayudarles?:

  • Con nuestra oración

  • Económicamente (a través de determinadas instituciones de la Iglesia: Ayuda a la Iglesia Necesitada, Cáritas, Manos Unidas, ….),

  • Y sobre todo, viviendo nuestra fe diciendo que sí al Señor. Sostener su sí al Señor con nuestro sí al Señor en las circunstancias cotidianas de nuestra vida; esto es lo que ellos esperan de nosotros, los cristianos de Occidente.

Que Cristo sea nuestro referente y el motor de nuestra vida.

Cristo cuenta contigo…..Y yo con su Gracia.

¡¡¡De Colores!!!

Emma Muñoz

DSC00635