Eucaristía y cena en la festividad de San Pablo del MCC de Alcalá de Henares

DSC00646 k

El viernes 23 de junio 2017, solemnidad del Corazón de Jesús, tuvimos nuestra tradicional cena de San Pablo celebrando a nuestro patrón los cursillistas de la diócesis alcalaína compartiendo la alegría de reunirnos y concluir el curso.

En esta ocasión comenzamos la velada con una Eucaristía, previa a la cena, en la capilla de las Adoratrices en Alcalá de Henares, antigua casa diocesana y sede del MCC y en la que celebramos del cursillo 12 al 17 de nuestra diócesis y que forma parte de nuestra historia. El Señor quiso traernos nuevamente a esta capilla en la que hemos celebrado numerosas Eucaristías de nuestra Escuela, de la Ultreya de Alcalá y de las clausuras de esos Cursillos.

En esta ocasión era para pedir al Señor sanación de todas aquellas imperfecciones, fallos, heridas… personales y también comunitarias, y que sólo el Señor puede restaurar. Queríamos terminar este ciclo renovados en la comunión entre nosotros y con Dios, para que, recordando el lema del pleno nacional recientemente celebrado, “unidos en comunión fructifique el carisma”.

La Eucaristía estuvo celebrada por nuestro consiliario D. Javier Ortega, y asistimos integrantes de todas las ultreyas de la diócesis.

Nuestro consiliario recordaba que, a pesar del cansancio, la alegría se impone cuando Jesús está presente en nuestras vidas y su paz llena nuestro corazón. Nos invitaba a examinarnos interiormente de las veces que Cristo no ha sido el motor de nuestra vida con las consecuencias que en nuestras relaciones personales y comunitarias conlleva.

Después de esta preciosa celebración… ¡de la Misa a la mesa!: a unos pocos metros de la capilla se encuentra el restaurante donde nos desplazamos para festejar a San Pablo con nuestra cena. Nos acompañaban nuestro consiliario y algunos sacerdotes vinculados al MCC, y donde una vez más compartíamos mesa, conversación, abrazos…, en definitiva, la alegría de sabernos unidos por los lazos del amor de Dios.

Como cada año, terminamos la cena con nuestra clásica “tombolilla” con los presentes que previamente aportamos entre todos y sorteamos mediante una rifa un estupendo jamón. Nos alegra y mantiene la ilusión y curiosidad ver lo que a cada uno le había tocado.

Un buen final… o principio, para empezar siempre de nuevo nuestro camino con el deseo de dar nuestro sí al Señor arraigados en la comunión del amor de su Corazón.

¡De Colores!

DSC00653 k

Cena San Pablo Jun-2017