Versos de un Cursillo

poesias

VERSOS DE UN CURSILLO

Mucha gente se pregunta:

“¿Qué será esto del cursillo?”,

mientras van muy preocupados

pensando por los pasillos.

 

Para despertar del sueño

han tocado la campana,

que suena como un cencerro,

en la tranquila mañana.

 

“Lo fundamental cristiano”

nos muestras en pocas horas;

nos dejan grandes paquetes

y montan la trilladora.

 

Muchas charlas, mil ideas,

nos presentan sin parar;

todo el mundo se pregunta:

¿nos podremos aclarar?

 

Entre charla y charla salen

algunos muy apurados

para hacer de chimeneas

y fumarse su cigarro.

 

Con la mosca tras la oreja

están ya los cursillistas:

“¿Por qué dicen “de colores”

cuando acaban los charlistas”?

 

Pronto se irá desvelando

que esto no es una encerrona;

y todos irán mostrando

su particular persona.

 

Aunque haya un buen equipo,

nada se podría hacer

si no estuviera entre ellos

Jesús el de Nazaret.

 

Cayó una intensiva lluvia

(Dicen que se llama “gracia).

Sin chubasquero o paraguas

se ha notado su eficacia.

 

Poco a poco va calando

en la tierra la semilla.

La gracia a todos inunda,

sobre todo en la capilla.

 

Se desvelan las palancas

(nadie tenía noción);

a todos les emociona

y les toca el corazón

 

Lágrimas incontenibles

resbalan de algunos ojos;

y hasta el más duro de todos

al menos los tiene rojos.

 

También hay quien se pregunta:

“¿Qué me ocurre, qué me pasa?

No soy el mismo, en tres días,

que el que salió de mi casa”.

 

Y es que “Cursillos” transforma,

con la gracia del Señor;

al más duro en blanda masa

y el más frío entra en calor.

 

Para que nadie se olvide,

y piense que ha sido un sueño,

habrá foto colectiva.

(Todos con rostro risueño).

 

Sin duda que para algunos

pasará a posteridad

el que siempre será “el suyo”

Cursillo de Cristiandad.

 

Hemos experimentado

que la Iglesia somos todos,

que todos somos hermanos,

que con Dios no estamos solos.

 

Hasta hoy no lo escuchaste

(Mas todos fuimos testigos)

de lo que Jesús te dijo:

“(Tu nombre) … cuento contigo”

 

Muchas más cosas pasaron,

pero yo no lo desvelo.

Es secreto de “Cursillos”.

(¡No descorramos el velo!)

 

Ángel Marín Aparicio

Cursillos de Cristiandad de Valencia