Ultreya Diocesana en Ávila

IMG_5600

El pasado día, 29 de septiembre, celebrábamos en Ávila, la Ultreya Diocesana anual con la que comenzaba el curso 2018-2019.

 Se inició a las once, con las oraciones de la mañana, dirigidas por la Rectora y seguidamente, tras sus palabras de bienvenida, intervinieron la Presidenta y el Consiliario, saludando a todos los asistentes y dándoles las gracias por su asistencia, con especial mención a los llegados de las distintas zonas de la provincia.

A continuación, la Presidenta desarrolló una charla titulada “Caminamos alegres hacia la Santidad”, basada en la Exhortación del Papa Francisco “Gaudete et Exultate  -Alegraos y regocijaos-, que es una mirada a la raíz del Evangelio y al encuentro con Cristo, y una llamada universal a la Santidad en el mundo contemporáneo.

¿Qué hacemos en un cursillo?, decía: Dar un toque en el corazón de los cursillistas: Anunciar a Jesucristo… anunciar que Dios nos ama… anunciar que estamos llamados a ser felices… a ser buenos… a ser  santos.

 Resaltó -como hace el Papa- a “los santos de la puerta de al lado”, siendo muchos de ellos modelos de santidad para nosotros. Cada uno por su camino, puede llegar a la santidad viviendo con amor, ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí en la situación personal en la que cada uno se encuentre.

Ser santo es concebir la totalidad de la vida como una misión, entregándonos  en cuerpo y alma para dar lo mejor  de nosotros en el empeño y no relegando la entrega pastoral y, concretamente en el Movimiento, a un lugar secundario como si fuera para cuando nos sobra tiempo, porque “no es que la vida tenga una misión, sino que la vida es misión”.

También habló de los contenidos de los cinco capítulos en los que está estructurada la Exhortación, relacionándolos con nuestra vida de cursillistas y sobre todo de cristianos comprometidos: Si el Señor nos ha cambiado la vida en el Cursillo, tenemos que iluminar a los demás con un espíritu positivo y esperanzador; con alegría y sentido del humor, uno de los aspectos de la llamada a la santidad que refiere el Papa Francisco.

Finalizaba diciendo que la Santidad, como enseña la Iglesia, es pasar del estado de pecado a la Gracia. Es abandonar el pecado para vivir en Gracia, que es a lo que Dios nos llama y lo que Dios quiere y espera de nosotros. Y esto, lo vivimos en nuestro querido Movimiento. Él nos ofrece y facilita todo lo que necesitamos para “Caminar alegres hacia la Santidad”.

 Y, dado que el día 15 de octubre, se clausura el Año Jubilar Teresiano, leyó unas citas de lo que dijo Santa Teresa de Jesús –La Santa- acerca de la Santidad, en el Libro de su Vida y en Camino de Perfección

A continuación tuvieron lugar las reuniones de grupo donde se dialogó sobre la charla con dos preguntas hechas a tal fin. A las dos de la tarde compartimos la comida de hermandad y a las cuatro, se clausuró la Ultreya con la Eucaristía. Un día feliz, alegre y gozoso para todos.

 

¡¡DE COLORES!!