Testimonios personales

En esta sección encontrarás testimonios y vivencias de personas que han experimentado el encuentro real y directo con el Señor a través de un Cursillo de Cristiandad y que han envíado su experiencia a través del formulario “CÚENTANOS TU EXPERIENCIA” de esta página web. Las opiniones y testimonios aquí expuestos son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea de actuación del Secretariado Nacional del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de España.

TESTIMONIO nº 10

Testimonio de: José Luis

Diócesis: Canarias

Testimonio: (Continúa del testiomonio nº 9)

Hola de nuevo. No recuerdo exactamente en qué fecha emití aquí mi primer testimonio de cursillo de cristiandad. En este segundo testimonio, quiero resaltar algo que me parece interesante y es lo siguiente: Creo que cuando alguien que no ha asistido a cursillo de cristiandad, lee los testimonios publicados, piensa que son producto de una primera impresión de la persona al realizar el cursillo en cuestión. Se dirá a sí mismo: Eso debe ser un arrebato de emociones del primer momento que con el tiempo se irá borrando o decreciendo.

Yo quiero dar fe de que esto no es así. A medida que va pasando el tiempo, y no perdiendo el contacto con mi comunidad de cursillos, (Ultreya): Mis conocimientos y mi fe van aumentando. Cada vez me siento más parte de mi comunidad y, cada vez, son más las ganas de mejorar, tanto a nivel personal como a nivel intelectual, entendiéndose por esto, la formación religiosa, que te va mostrando el camino a seguir a través de la lectura de la Palabra de Dios, la meditación y sin olvidar el rezo diario del santo rosario; práctica esta, que me mantiene en contacto diario con María, camino hacia Jesús. Por María a Jesús. Tres años y medio hace que realicé mi cursillo de cristiandad y, puedo decir, que de aquel que entró un día en una casa de ejercicios espirituales para hacer el mencionado cursillo, poco queda ya. Poco queda ya de aquel hombre nervioso, iracundo, impaciente etc. Esto no quiere decir que viva en una nube, como en un cuento para niños, no. Vivo la realidad de cada día. Vivo con los contratiempos de cada día; también con las caídas de cada día. Pero, la forma de encarar la realidad, es otra; otra muy diferente.

Aquel encuentro con el Señor en días de cursillo, apaciguó mi vida, dio clarividencia a mi vida. Desde ese día, mi objetivo principal es el prójimo, el otro; servir como Cristo lavó los pies a sus discípulos. Comenzó la cuenta atrás para que Él fuera y vaya purificando mi vida para el encuentro final con el Padre del Cielo. Cómo me gustaría mover corazones que fueran a cursillo; pero soy tan poca cosa, que ni de eso soy capaz. Ojalá desde aquí, alguien lea estas reflexiones y el Espíritu Santo mueva su corazón.

De colores.

blanco

TESTIMONIO nº 9

Testimonio de: José Luis

Diócesis: Canarias

Testimonio: 

Asistí al Cursillo de Cristiandad celebrado del 31 de julio al 3 de agosto de 2014 en la Atalaya de Sª Brígida (Las Palmas de G.C.). ¡La experiencia no pudo haber sido mejor! Yo siempre he sido creyente; pero aquella experiencia, me abrió a un mundo nuevo: Al mundo de la paz y la reconciliación. Mi cristianismo era de paso. Misa, limosna y poco más. A partir de mi encuentro con el SEÑOR, me he comprometido más con el prójimo y conmigo mismo, estoy muy integrado en mi comunidad de cursillos. Vivo la fe de manera más auténtica y, estoy convencido, de que es el camino que Jesús quiere para mi salvación. Fui al Cursillo muy deteriorado psicológicamente, salí de allí un hombre nuevo, renovado, feliz. Como dije en algún testimonio: El cursillo significó una puerta abierta a la felicidad y no me equivocaba; la felicidad sigue ahí, y eso a pesar de los contratiempos ordinarios. Una vez que Cristo se encuentra contigo, ya no hay vuelta atrás. Con afecto: José Luis.

espacio

TESTIMONIO nº 8

Testimonio de: Rocío

Diócesis: Córdoba

Testimonio: 

Hola a todos. Soy una mujer de 49 años, en septiembre cumplo 50. Soy de Córdoba pero hace 20 años, por una oposición de la Junta, me trajo Dios a Almería. Quiero contar mi experiencia: A los 18 años hice el Cursillo de Cristiandad en San Pablo, Córdoba. Sólo deciros que fue la experiencia más maravillosa que he tenido en mi vida. NADA la sustituye. Tuve un encuentro con Dios y me enamoré de Él. Fueron los 4 días más felices de mi vida y todo cambió. Dios dio sentido a mi vida y mi felicidad era Él.

Yo ya era católica practicante siendo tan joven, pero aquélla experiencia fue única y quizá por mi juventud la absorbí minuto a minuto. Después mi vida ha sido una vida de bastante sufrimiento y, siendo Dios siempre lo único que da sentido a mi vida, lo he seguido pero no como entonces. Y lo echo de menos.

Ahora, con la edad y lo que me ha tocado vivir, sigo pero no he vuelto a sentir lo que sentí allí. Lo tengo comparado con el Monte Tabor. Yo me sentí en el Tabor y le decía al Señor “¡¡¡Qué a gusto se está aquí, Señor!!!”

De corazón, animo a todas las personas, a las que creen, a las que no, a jóvenes, mayores… a que escuchen la voz de Dios cuando los llama para hacer un Cursillo porque allí nos está esperando Él. No es casualidad. Así que ánimo y gracias! ¡DE COLORES! Un abrazo. Rocío

TESTIMONIO nº 7

Testimonio de: Miriam

Diócesis: Asidonia-Jerez

Testimonio: 

Soy una mujer de fe que siempre ha estado dentro de la Iglesia pero pasaba por un momento en que mi salud se tambaleaba. Mi santisima madre me libro de la muerte fisica, de las personas que querian hacerme daño, quitarme la vida, también me dio la gracia de perdonar. No se que pasó en el Cursillo la Virgen me regaló una gracia y una comunidad de personas que me quieren, así de sencillo pero para mi es un milagro.

TESTIMONIO nº 6

Testimonio de: Jacqueline

Diócesis: Loja (Ecuador)

Testimonio: 

El Cursillo fue un regalo maravilloso para mi vida… Los tiempos de Dios son perfectos y el Cursillo fue mi escuela de preparación para enfrentarme a una serie de problemas que llegaron dos meses más tarde a mi supuesta vida perfecta. Gracias a Dios, que me puso en ese camino, a mis hermanas de grupo, pude enfrentarlos con la serenidad y tratar de entender que me quiso decir Dios a través de esos duros acontencimientos. Fui una de las neo cursillistas que nadie la fue a recibir, pero al día siguiente fue maravilloso, ver una hermosa planta con flores fuccias que jamás habían florecido estaba allí frente a mí. Un abrazo hermanas, tengo cinco años de cursillista. De colores!!!

TESTIMONIO nº 5

Testimonio de: Jorge Alberto Suazo

Diócesis: Yoro (Honduras)

Testimonio: 

Hice mi Cursillo de Cristiandad del 31 de Mayo al 3 de Junio del 2001, a la edad de 52 años, después de haber pasado durante junio del año 2000 una enfermedad que me aclaró que Dios me trajo a este mundo con un propósito, y no por pura casualidad. Al vivir la película de mi vida, durante el cursillo, se dió en mi vida una transformación, y el hombre viejo quedó atrás, desde ese momento sentí que había resucitado, y ese Cristo Vivo se encarnó en mi vida. Pero lo mejor es cuando ya inicié mi cuarto día en el mundo, ya enfrentando esa realidad en mi hogar, en el trabajo, en la comunidad. Hermanos es una lucha constante entre el bien y el mal y trato de alimentar cada día al lobo bueno que tenemos cada uno de nosotros, que se fortalece poniéndonos en las manos de Dios y haciendo su santa Voluntad. Piedad, Estudio y Acción. De Colores Hermanos.

espacio

TESTIMONIO nº 4

Testimonio de: José A. Pérez

Diócesis: Málaga

Testimonio: 

Tuve la experiencia de Cursillos de Cristiandad, hacia 1993, año arriba o abajo. Fue un momento de inflexión en mi vida, un punto de no retorno, un encuentro crucial… Desde entonces, he tropezado muchas veces, me he caído y levantado, me he perdido y reencontrado pero, nunca más, lo hice en soledad. Lo hice bajo la atenta mirada de Aquel que “tiene contado hasta el último pelo de mi cabeza” y me ama más de lo que yo me puedo amar… Cuando caí, lo hice solo. Cuando me levanté, fue porque me tomaron de la mano…. Ahora quiero recordar esa experiencia, quiero recostarme a los pies de quien “vino a servir” para aprender, de su propia voz, a servir. Y quiero también, si Dios quiere, volver a vivir esa experiencia, y compartirla con la persona que amo, para regalarle lo más precioso que tengo: mi Esperanza en Él. ¡Saludos en Cristo!

blanco

TESTIMONIO nº 3

Testimonio de: Ana Julia

Diócesis: Costa Rica

Testimonio: Hola, por el momento tengo dos días de haber terminado mi cursillo, lo hicimos del 22 al 25 de setiembre, 2016, fue una experiencia inexplicable, es un movimiento en el cerebro que aun no he terminado de digerir tanta información que recibimos. Definitivamente Dios abre nuestros ojos y vemos el gran amor que nos ha tenido siempre y no nos habíamos dado cuenta. Espero con la ayuda de mis hermanos en la fe continuar mi caminar y dar testimonio de que Él esta vivo en mi, y que Cristo y yo mayoría aplastante. Muchas gracias.

espacio

TESTIMONIO nº 2

Testimonio de: José

Diócesis: Ourense

Testimonio: Asistí a un cursillo después de varias invitaciones, pero sin saber en que consistía el tal cursillo. Me imaginaba que se trataría de formación cristiana, pero nada más. Al entrar en la casa de ejercicios, donde se desarrolló, me sorprendió gratamente el ambiente de camaradería y amistad con que fuimos recibidos. Pero hubo dos personas que, para animarme, me dijeron que saldría de allí como en una nube. Aquello me decepcionó, pues pensé que todo iba a quedarse en algo ilusorio y etéreo o fuera de la realidad. Pero puedo decir que para mí fue totalmente al revés, es decir, que lo que allí viví es de total aplicación en la vida de cada día. Fue para mí como una renovación y actualización del sacramento de la confirmación. Animo a todo aquel que tenga alguna inquietud espiritual a que hagan el cursillo. De colores y ULTREYA (Adelante)

espacio

TESTIMONIO nº 1

Testimonio de: Carolina

Diócesis: Villa Maria (Argentina)

Testimonio: Mi experiencia del Cursillo que hicimos con mi marido hace unos días, fue hermosa!!. Hace mucho tiempo que no veía a toda una comunidad en alegría y sin prejuicios. Si bien siempre trate de estar cerca de Dios, hace 10 años nació mi segunda hija. Al mes le diagnosticaron una malformación congénita en el cerebro, doble corteza, y mi vida cambio radicalmente. Fue muy duro y angustioso. No tenia ganas ni de respirar, ame a esa hija aún antes de concebirla. Cerca de los tres meses, después de tanta tristeza, decidí salir adelante y comenzamos con estimulacion temprana. No dudé en Dios, nunca me enojé con Él. Trataba de mantener mi fe, esperaba un milagro, la puse en sus manos, ya que el pronostico de Enri era casi una cudriplegia. Mi nena no veía, y a los 5 meses mientras la revisaba una oftalmóloga, yo oraba y le pedí a Santa Lucia que sus órganos estuviesen sanos, y le prometí ponerle a mi próximo hijo o hija Lucia o Lucio, y así fue que mi tercer hija Lucia nació 5 años después. Enriqueta hoy tiene 10 años, y es muy compañera con Lucia. A los días de la promesa mi nena comenzó a ver y hoy los médicos no se explican su evolución. camina, ve con un poco de dificultad, escucha, habla, lee y escribe. ES UNA BENDICIÓN!!!!, a pesar de que tiene convulsiones casi a diario. Cuando todo parecía acomodarse, mi papa se enfermó de depresión, y después de su muerte lenta y agonizante, comencé con hipertension arterial y crisis de pánico. Sentí que me moría, busque ayuda de psicólogos y médicos, y pase un año terrible. Cuando creí tocar fondo, busque ayuda en Dios, mi fe fue aumentando, y los miedos disminuyendo. Fui hace unos días al cursillo y me sentí muy bien. Estoy muy feliz, porque encontré mi misión, que es Cristo!!!!!!, que siempre esta ahí sosteniéndonos y conteniéndonos cuando la esperanza parece desvanecerse y abandonarnos… Bendiciones a todos!!!!!

 

GRITA AL MUNDO